Cómo aprovechar mejor la tecnología en mis clases

Una sobre tareas escolares

Lo que voy a contar me ha hecho pensar en cómo, muchas veces, los profes acabamos haciendo barbaridades con la mejor buena intención. Quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra… ¿o no?

Lo comparto por si sirve de algo.

Le ha ocurrido a un hijo de una amiga, que vive en otra ciudad, y me lo ha contado mi amiga, que es profesora de inglés y madre del niño en cuestión. Es decir, primera mano.

Niño de 3º de Primaria. Clase de inglés. Momento tarea: “Tienes buscar en Internet y traer tres frases en inglés sobre sitios para ver en Ghana, tres frases sobre el tiempo en Ghana, y algo de información extra sobre Ghana.”

Hasta ahí la consigna, para más inri, oral.

Resultado. Primera parte:

Niño llega a casa y, tras competir con el Disney Channel (esto para otro post), mi amiga consigue atraerle hacia las tareas. ¿Qué tienes hoy? Poca cosa, tengo que… (aquí va la consigna).

– Oh! Bien, vayamos por partes. ¿Sabes cómo se escribe Ghana?
– No.
– ¿Y por qué tienes que buscar información sobre ese país?
– A mí me ha tocado eso, a otros compañeros otras cosas.
– De acuerdo, y ¿sabes dónde buscar en Internet?
– Nos han dicho que en Gogle (así, como suena).

Resultado. Segunda parte:

A partir de ahí, el resto. Una hora casi de trabajo en casa con el niño, intentando hacer con él lo que él no estaba capacitado para hacer porque:

  • No sabía cómo se escribía el país.
  • No sabía cómo introducir en inglés los términos de búsqueda en Google.
  • No sabía discriminar los resultados que daría Google (se le están pidiendo habilidades de selección rápida de información y valoración sobre la utilidad de un resultado que en su lengua materna aún no ha adquirido).
  • Dentro de cada resultado bueno, tenía que volver a seleccionar información y escribir tres líneas a partir de la información válida. Nuevamente faltan destrezas, en este caso añadimos resumen.
  • El conocimiento del mundo del hijo de mi amiga… ¿es suficiente para resolver, en español, las tareas propuestas? ¿Juzgará como lugares interesantes, o como información extra interesante lo mismo que entenderá el profesor? (¡espero que no!) ¿Cómo sabe que está haciendo bien la tarea?
  • Si lograba hacer bien las dos primeras partes de la tarea, aún quedaba lo peor: “Algo de información extra sobre Ghana”. ¿Sería capaz de discriminar qué información extra es útil? ¿Cómo accede a ella?
  • A un niño de 3º de Primaria, en un modelo no bilingüe, le falta vocabulario y estructuras para ir a un sitio real, con lenguaje real en inglés, técnico en algún caso, y poder interpretarlo y elaborar un texto a partir de esa información. Están trabajando con pronombres he/she y un número muy limitado de verbos y expresiones.

Mi amiga, profesora, de inglés, con tiempo disponible en casa, y con manejo suficiente de Internet, estuvo, como he dicho, casi una hora trabajando con su hijo. Intentó hacerle pensar, y hacerle usar el inglés que el niño podía usar, intentó que fuera el niño el que escribiese en Google, intentó que usase estrategias para inferir el significado de palabras que no conocía, que decidiese qué información era relevante después de tratar de leer y comprender,  y que escribiese las frases a partir de la información…

Lo sorprendente fue que, al día siguiente, todos los niños habían traído la tarea hecha a clase. ¿Todos los padres habían actuado como mi amiga? ¿Qué habían aprendido entonces los niños con esa tarea?

Da que pensar un poco sobre el sentido de ciertas tareas…
Un reto, para exploradores con tiempo, visitad Google y comprobad el tiempo que os cuesta hacer las tres tareas.   :-)

Similar posts
  • Didáctica de la robótica educativa desde un enfoque constructivista Acaba de ver la luz el libro “Didáctica de la robótica educativa. Un enfoque constructivista”, de los profesores Arlegui y Pina, en la editorial Dextra. Son 388 páginas que provienen de una larga y fructífera experiencia formando a profesorado y experimentando en primera persona muchas de las actividades. En la propia web de la editorial [...]
  • Semáforos de ruido con Scratch: gamificando el ambiente Soy uno de esos profes disruptivos que generan ruido en su pasillo. Ciertas metodologías nos llevan de forma irremediable al ruido… Pero este curso estaba dispuesto a molestar lo menos posible a los compis sin renunciar a dinámicas activas y participativas, así que he incorporado los semáforos de ruido a mi repertorio. Como los aparatos [...]
  • Algunos ejemplos de narrativa digital con Scratch Scratch se autodefine como un programa para crear historias, juegos y animaciones. Así: primero, historias. En su ADN, por tanto, la narración digital está más que presente. Crear historias, jugar con personajes, ambientes y comportamientos es propio de áreas lingüísticas en nuestros sistemas educativos. Scratch le añade una dimensión nueva al permitir una interacción cercana [...]
  • ¿Libros y Scratch? ¡Participa en la cervanrobotweek! Son las 8:00 de la mañana y en mi casa se escucha al Caballero de la Triste Figura dirigiéndose a su amada en una habitación “Soberana y alta señora…” Últimos repasos antes de leer delante de todo el cole. Por el pasillo me cruzo con un quijotillo que lleva una lanza que fue ayer escoba… [...]
  • Programando los laberintos de Borges… ¡con peques de 5 años! Para los que damos clase a mayorcitos, mezclar en la misma frase las expresiones “programación”, “laberintos de Borges” y “aula de 5 años” es del todo explosivo. Confieso que me quedé atónito cuando visité la entrada del blog de aula del colegio Jardín Newlands, donde se desarrolló la experiencia que hoy traigo y vi a [...]

No se han encontrado comentarios

¿Qué piensas sobre esto? ¡Gracias por tus comentarios!:

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

@grubiona en Twitter…